Acordes b&w

 

No diré el nombre de la película, ni de qué iba, ni los actores que participaban en ella, ni tan siquiera cual era la productora que no supo llevarla a buen puerto. Sólo diré que el proyecto existió y me tuvo ocupado unos meses hasta que se fue al carajo, tiempo en el cual tuve la oportunidad de debatir largo y tendido con el amigo Fernando Simarro, un hombre que sabe mucho de cine y de música para cine. Él me hizo descubrir momentos gloriosos en la historia de este arte, en los que la música y la imagen se suman para decir la misma cosa. Estas referencias fueron mi punto de partida, sobre el cual fui construyendo mi banda sonora. Fue un trabajo divertido y enriquecedor.

Lo que vino después os lo podéis imaginar, promesas que no se cumplen, gente que desaparece y el talento y el esfuerzo de muchos profesionales desaprovechado. Así es como me vi con esta música en las manos, sin saber qué hacer con ella. Una música que había nacido para ser música de película y cuya película se había esfumado. De ahí el nombre de “Acordes para una película extraviada”

La parte positiva de la historia es que ningún contrato ata esta música a nadie más que a mí. Puedo hacer con ella lo que me plazca y lo que se me ocurre, es ofrecerla como un juego, por si a alguien le apetece entretenerse escuchándola, imaginando como podían haber sido esas escenas y esos personajes que no llegaron a subsistir hasta el final del camino.

  ……